Diario de Runningstein - Día 2

cropped-cropped-wphead11

Día 3 de octubre de 2013: (2.5 km; 14:38.8. Técnica de carrera. 4×30” progresivos y crack)
Ayer fui el hazmereir en el trabajo. No había un momento que no aprovechase para estirar. Todo motivación. Sentía una pequeña molestia en el pie izquierdo, como si tuviese algo bajo la piel duro, como una piedra. Se ve que con la fatiga el tramo que hice descalzo no fui muy atento.

La molestia va remitiendo a lo largo del día y muscularmente, pese a que noto los isquios de la pierna izquierda y el gemelo de la derecha contraídos, parece que he recuperado. Son molestias que arrastro desde hace tiempo pero que puedo controlar y que parecen remitir con los estiramientos. Hoy espera la siguiente sesión. Nos vamos trotando hacia el poli (sitio montillano donde se ve gente correr casi durante todo el día, en algunos momentos con una saturación que llama la atención de los foráneos).

Hacemos un poco de técnica de carrera durante 5 minutos y nos disponemos a hacer 4×30” progresivos para poner el corazón a tope e intentar hacer series a 5:30min/km. En el tercer sprint noto que algo pasa, pero no quiero hacerle caso, otras veces ha ocurrido y ha desaparecido durante el entreno. En el cuarto noto el pinchazo en los isquios de la pierna izquierda. Mi verdadero problema son las roturas fibrilares y las contracturas y no podían dejar de hacer acto de presencia.

Vamos a probar otra de las cosas que creo que son inherentes al running: las lesiones. Pitando para el fisioterapeuta: masaje, frío local y reposo. Este no es el límite, aquí no está el “muro”; esto es una circunstancia que vamos a solucionar y que retrasara un poco la preparación. La semana que viene, si el fisio lo permite, vuelta a la carga. Conclusión: hay que escuchar al cuerpo, si hubiese puesto tratamiento a las molestias que tenía no hubiese llegado a esto.

Escrito por @putorunner10

@putorunner10

Deja un comentario

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.