Los consejos de... David Lampón

A David también le encanta hacer el mono

David es un grande de esto del correr descalzo. También se dedica, digamos profesionalmente, a esto de los cinco dedos de los pies, desde detrás del mostrador de la tienda de 5 dedos en Barcelona.
Fue uno de los pioneros de aquella primera ocasión en que se incluyó una categoría pelegrins en una carrera, allá en nuestra querida MiM, en Castellón, y le hemos reclamado también algún consejo útil para nuestros debutantes descalzos.
Muchas gracias, David!!

Hombre corriendo de noche. Ese es David :-)

Hombre corriendo de noche. Ese es David :-)

Ahora que estás descalzo podemos hablar de igual a igual. Descalzarse es un gesto de humildad, de reencuentro. Una protesta silenciosa contra muchas cosas: contra un ritmo de vida acelerado, contra la preocupante desvinculación con la naturaleza, contra una sociedad excesivamente consumista. Aunque también es un gesto espontáneo y divertido que provoca risas y desconcierto.

Ahora que estás descalzo no pares de sonreír. Si esto es una locura, el que está a tu lado está tan loco como tú y puesto que está sonriendo tú también deberías sonreír. Nada es comparable a la sensación de pisar con los pies desnudos sobre la tierra. Intenta buscar un pedacito de planeta bajo tus pies que sea agradable y sentirás que todo tu cuerpo se reenergiza. No es sensato poner siempre un trozo de goma entre el planeta y tú. Es la manera de darle la mano y presentarle tus respetos.

Ahora que estás descalzo y la gente se pone en marcha déjate llevar. Aunque no lo creas sabes correr descalzo, tu cuerpo lo sabe, aunque quizás le cueste recordarlo. Intenta ir recto aunque no tieso, con la mirada al frente y la espalda relajada, dando muchos pasos y reduciendo su longitud. Déjate llevar por toda la información que reciben sus pies, aunque notes algún dolor o molestia al acabar mírate la planta del pie y verás que está perfecta. Nuestros pies y nuestra cabeza aun no entienden lo que pasa ahí abajo así que dales tiempo para que se acostumbren pero siempre que notes que no estás a gusto para y camina. No hay ninguna prisa.

Ahora que estás descalzo y has cruzado la meta te doy mi enhorabuena. Por tu valentía y tu locura. Estoy seguro de que has disfrutado como hacía tiempo que no lo hacías. Esta es la clave de la eterna juventud reír y disfrutar como un niño así que espero que no tenga que volver a pasar un año para verte descalzo.”

 

Escrito por Pepe Roldán

Pepe Roldán

Corredor: trail y ultratrail.

Deja un comentario